retcuent

Cuentos breves

 

 

Había una vaca

que se llamaba Victoria.

se murió la vaca

y se acabó la historia.

 

 

Esto era un gato

que tenía los pies de trapo

y la barriguita al revés.

¿Quieres que te lo cuente otra vez?

 

 

Este es el cuento

de la bruja piruja

que tenía tres hijas

las tiró a un tejado

y este cuento se ha acabado.

 

 

- Corderillo, ¿tienes madre?

- Sí, en el campo está.

Beeee, baaaa.

- ¿Ha venido?

- Ni vendrá

Beee, baaaa.

 

 

- ¿Quieres que te cuente

la historia del ganso?

- No porque después me canso.

 

 

Este cuento se lo llevó el viento

y pasó por un zapatito roto

para mañana contarles otro.

 

 

El cuento de pinito

es así de chiquito

 

 

Una pulga se subió a un árbol

este cuento no es más largo

 

 

¿Quieres que te cuente un cuento?

¡Pásate a este otro asiento!

¿Sabes el cuento del gallo pelado?

¡Pásate a este otro lado!

 

 

Esto era una vez

una y dos son tres.

El que no compra azúcar

no beberá café.

 

-¿Quieres que te cuente un cuento?

-Sí

-Cara de ungüento

-¿Quieres que te lo diga?

-Sí

-Cara de vejiga

-¿Quieres que te lo remate?

-Sí

-Cara de tomate

-¿Quieres que te lo repita?

-Sí

-Cara de pepita

-Mi abuelita tiene un gato

con las orejas de trapo

y el culito al revés.

-¿Quieres que te lo cuente otra vez?

-Que no me digas ni que sí ni que no

-Que mi abuelita tiene...

 

 

Por aquí frío,

por aquí caliente,

derechito a la frente.

-Niñita, ¿qué llevas ahí?

-Una jarrita de miel

-¿Se puede catar?

-Ni tampoco oler

-Pues no te digo

quién ha venido

-¿Quién ha venido?

-Tu marido

-¿Qué me ha traído?

-Un vestido

-¿De qué color?

-De limón, de limón, de limón (cosquillas)

Por aquí frío,

por aquí caliente,

derechito al vientre...

 

 

Papá, mamá,

Pepito me quiere pegar.

¿Por qué?

Por ná.

Por algo será.

Por un pepino,

por un tomate,

por una onza de chocolate.

 

 

Que una, que dos y que tres,

tinta, tintero y papel,

para escribir una carta

a mi querido Manuel.

En la carta le decía:

tres besos para mi tía,

que está comiendo sandía

en el balcón de la Inés.

 

                                               Volver al menú Retahílas