poejug

Poesías sobre los juguetes

 

 

LOS MUÑECOS

Tengo una muñeca

que es todo un primor

con un vestidito

de fino crespón.

Yo tengo un muñeco

que es esquiador

y lleva patines

y gafas de sol.

Tiene mi muñeca

los ojitos negros

boquita de rosa

con dientes pequeños.

Mi muñeco tiene

el pelo rizado.

Mi muñeca sabe

reír y llorar,

dormirse solita

y luego jugar.

                                  (Elvira Nogal)

 

LA TOS DE MI MUÑECA

Como mi linda muñeca

tiene un poquito de tos,

yo, que enseguida me aflijo,

hice llamar al doctor.

Serio y callado a la enferma

largo tiempo examinó,

ya poniéndole el termómetro,

ya mirando su reloj.

La muñeca estaba pálida,

yo temblaba de emoción,

y al fin el médico dijo,

bajando un poco la voz:

“esta tos sólo se cura

con un caramelo o dos”.

     ( Germán Berdiales)

 

 

 

LA MUÑECA ROTA

Sentada tantos años

en una esquina

una vieja muñeca

siempre me mira.

Tenía la muñeca

cara de luna

y los ojitos verdes

verde aceituna.

Sus manos de porcelana

en el vestido se posan,

en su pelo ondulado

revolotean las mariposas.

Tenía la muñeca

los brazos rotos

la mirada ingenua

y los zapatos rojos.

La cogí entre mis dedos

con mucho cariño

arreglé sus bracitos

como cuando era un niño.

La muñeca ya sonríe,

ya no volverá a la esquina,

se queda junto a mi cama

para ver pasar mi vida.

 

Con la mitad de un periódico

hice un barco de papel,

en la fuente de mi casa

le hice navegar muy bien.

Mi hermano con su abanico

sopla, sopla sobre él.

¡Buen viaje, muy buen viaje,

barquichuelo de papel!

                 (Amado Nervo)

 

 

¡Ay!, qué infantil este olor

a caballo de cartón

y a pepona

relumbrona,

cabezona,

gordinflona

con las botas de tacón.

            (Clemencia Laborda)

 

EL TROMPO

Trompo de siete colores

que estás bailando dormido

que a la palma de la mano

con un pie solo has subido.

Ya se te acaba la cuerda,

ya empiezas a cabecear;

pareces marinerito

sin gorra, barco ni mar.

         (Mari Rega Molina)

 

 

TENGO UNA MUÑECA

Tengo una muñeca

vestida de rosa

que toca la flauta

 sabe otra cosa.

Ven a conocerla;

te dará una cosa

más rica que nada,

porque eres golosa.

Mi muñeca es linda

vestida de rosa.

                        (Marina Romero)

 

                                                Volver al menú Poesías