poecuer

Poesías sobre el cuerpo

 

         MI CARA     

En mi cara redondita

tengo ojos y nariz

y también tengo una boca

para comer y reír.

Con los ojos veo todo,

con la nariz hago ¡atchís!

y con la boca yo como

palomitas de maíz.

 

 

Con estos ojitos

veo los colores,

con esta nariz

huelo las flores.

Con las orejitas

oigo las canciones,

y con esta boca

yo como melones.

Con una manita

yo puedo tocar,

y con las dos juntas

voy a saludar.

    (Mª Dolores Campuzano)

 

 

Los oídos para oír,

los ojos para mirar

las maravillas del mundo,

que se van a desgastar.

La boca para decir

lo que te voy a contar

en las noches de luna,

sentados junto al pajar.

Las manos para comer

lo que no te quiero dar,

mi corazón marinero,

porque ya se echó a la mar.

                   (Marina Romero)

 

Monigote pintado

con dos piernas

y dos brazos...

Con los ojos redondos,

asombrados...,

y una risa muy larga

que le estira los labios.

-¿Dónde están las orejas?

-Se me olvidaron...

              (González Estrada)

 

                        

Mamá me peina,

mamá me lava,

si estaba sucia

me pone guapa.

Y con el peine,

con mucha maña,

me hace la raya

por las mañanas.

            (F. Blázquez)

 

 

 

LOS CINCO DEDOS

Este es el dedo chiquito

y bonito; al lado de él

se encuentra el señor de los anillos;

luego el mayor de los tres.

Éste es el que todo lo prueba,

y sobre todo la miel.

¿Y éste más gordo del todo?

- Éste, el matapulgas es.

 

 

LIMPIO MI BOCA

Se limpia la boca

mi niño bonito

frotando los dientes

con un cepillito.

Pone en él pasta

con agua lo moja

y así preparado

lo lleva a la boca.

Frota que frota,

que te frotaré

y mis dientecitos

limpios dejaré.

 

 

EL ASEO

Mi cuerpo yo cuido

con mucho interés.

Mi cara me lavo

y lavo mis pies.

Me ducho y me baño

y me peino después.

Cepillo mis dientes

después de comer

Y siempre mis manos

 procuro tener

limpias y aseadas

¡antes y después!

MIS MANOS

Mis manos sirven para comer.

Mis manos sirven para beber.

Ellas me lavan, ellas me peinan,

sirven de apoyo en la escalera.

Con ellas pinto, con ellas juego,

hago caricias, pero no pego.

Las manos hablan al aplaudir,

cuando llamamos y al despedir.

Nos dicen ¡no! Y ¡regular!

Tiramos besos y ordenan ¡ya!

Dicen silencio puesta en la boca.

¡Hablad muy fuerte!, ¡cogen esa cosa!

Estas dos manos son parlanchinas

hablan sin ruido, pues son muy finas.

 

 

 

EL ASEO

Es importante la ducha

para estar limpios y sanos

de los pies a la cabeza,

de la cabeza a las manos.

Hay que lavarse los dientes,

peinarse cada mañana

y, siempre que estemos sucios,

coger jabón y toalla,

abrir un poquito el grifo,

dejar el agua caer,

frotarnos con energía

y así, ¡limpios otra vez!

 

 

Primero la camisa,

después el pantalón,

ahora los zapatos

muy limpios de charol.

Me pongo yo solito

jersey y cinturón;

abrigo no lo quiero

porque aún hace calor.

        (Santiago Juarros)

 

 

EL PIRATA PIRATÓN

 En todo el mundo, no creo

que hubo un pirata más feo.

Le faltaba media oreja,

siete dientes y una ceja.

estaba tuerto de un ojo;

y el otro se le torcía,

y era tan cojo, tan cojo,

y era tan malo, tan malo,

que tenía.... ¿qué tenía?

¡Las cuatro patas de palo!

 

 

 

LOS SENTIDOS CORPORALES

Niños, vamos a cantar

una bonita canción;

yo te voy a preguntar

y tú me vas a responder.

- Los ojos, ¿para qué son?

- Los ojos son para ver.

- ¿Y el tacto? – Para tocar.

- ¿Y el oído? –Para oír.

- ¿Y el gusto? –Para gustar.

- ¿Y el olfato? –Para oler.

- ¿Y el alma? –Para sentir,

 para querer y pensar.

(A.  Nervo)

 

Cuando Mariquita

en el baño entraba

daba pena verla

de fea que estaba.

Pelo despeinado,

la cara tiznada,

las manos muy sucias,

las uñas muy largas.

Cuando Mariquita

del baño salió

a rosas olía

y era bonita

como el mismo sol.

               (Anónimo)

 

 

             MI GATITO

Tengo yo un gatito

que con sus manitas

se lava la cara

y las orejitas.

Se limpia los ojos

los dientes se frota

se atusa el bigote

y arregla su ropa.

Las uñas se afila

lava su rabito,

limpia los zapatos,

peina su pelito.

Su mamá gatita,

más limpio que un sol

le lleva a la escuela

de don Zapirón.

 Lleva en su cartera

cromos de color

y un gran bocadillo

          de pan y ratón.            

             (Victorino Arroyo)

 

Doña Pitu Piturra

Doña Pitu Piturra

tiene unos guantes

Doña Pitu Piturra

muy elegantes

Doña Pitu Piturra

tiene un sombrero

Doña Pitu Piturra

con un plumero

Doña Pitu Piturra

tiene un zapato

Doña Pitu Piturra

le viene ancho

Doña Pitu Piturra

tiene unos guantes

Doña Pitu Piturra

le vienen grandes

Doña Pitu Piturra

tiene unos guantes

Doña Pitu Piturra

lo he dicho antes.

 

 

EL RESFRIADO

Me duelen los ojos,

me duele el cabello,

me duele la punta

tonta de los dedos.

Y aquí, en la garganta,

una hormiga corre

con cien patas largas.

¡Ay, mi resfriado!

Chaquetas, bufandas,

leche calentita

y doce pañuelos

y catorce mantas

y estarme quieto

junto a la ventana.

Me duelen los ojos,

me duele el cabello,

me duele la punta

tonta de los dedos.

         (Celia Viñas)

 

SARAMPIÓN

¡Jesús qué calor!

Tengo sarampión.

Saco una manita,

saco una orejita,

saco la cabeza,

mi madre me tapa...

Señor ¡qué pereza!

¡que sed de sifón!

Tengo sarampión.

Y son mis mejillas

- dice mi abuelita -

dos rojas llamitas.

Ha venido serio

el señor doctor

y me va a dar

agua de limón.

 

                                                Volver al menú Poesías