poecole

Poesías sobre el colegio

 

COSAS DE CLASE

 El lápiz para escribir,

la goma para borra

y las notas del piano 

para cantarte un cantar.

El libro para leer;

la flauta, para tocar,

y el camino hacia la escuela

para andar y desandar.

         (María Romero)

 

 

TODO EN SU SITIO

Los lobos, en el monte;

los pollitos, en el corral;

los peces, en el agua;

los barcos, en la mar.

Los monos, en el árbol;

la paja, en el pajar;

el higo está en la higuera;

la uva, en el parral.

Ya todo está en su sitio,

ya todo está en su lugar.

Los niños, en la escuela,

y los patos a volar.

“¡cuá, cuá, cuá...!”

             (Gloria Fuertes)

 

 
UN BUEN AMIGO
Tengo un buen amigo
que me cuenta cosas 
y vive conmigo.
Si yo no lo abro
él nunca me habla,
si yo no lo escucho
él siempre se calla,
pero si me aburro
es muy divertido.
Jamás está enfermo
de gripe o catarro,
aunque con el fuego
no quiere ni un juego.
Si me voy al parque
él va en mi bolsillo,
si voy a la escuela,
él va en mi cartera.
Casi todo el mundo
dice que es un libro,
pero para mí
es un buen amigo.
 
 
LA CARA DE DOÑA SARA
Se dibuja un redondel
con un lápiz o un pincel,
con mucho pelo, mucho moño,
ojos, cejas y un retoño;
nariz chata de alpargata,
las orejas como almejas,
los pendientes, relucientes,
las pestañas como arañas,
la boca de pitiminí,
Doña Sara es así.
El cuerpo, otro redondel
grande como un tonel
y en él se dibuja ahora 
la falda de la señora;
las piernas flacas, 
los zapatos de tacón
con hebilla y con pompón.
¡Qué señora tan señora,
Doña Sara servidora!

 

                        
LA ESCUELA
En medio del prado
hay una escuela
adonde van las flores
y las abejas.   
En el recreo
saltan las flores
sobre la hierba,
y si llueve
se ponen contentas
y crecen camino
de las estrellas.
En el centro del prado
hay una escuela
y una mariquita
es la maestra.  
      (Gloria Fuertes)

 

 

EL ESPEJO
Si me miro en el espejo
me divierto mucho así
pues el niño que allí veo
se parece mucho a mí.
Yo le llamo mi gemelo
porque somos él y yo,
en todo somos iguales,
guapos y limpios los dos.
El gemelo del espejo
es tan alto como yo,
su cara es como la mía
y el pelo de igual color.
Si yo río, él se ríe,
si saludo, él también,
si yo muevo pies y manos,
él también manos y pies.

 

 
DOÑA SEMANA
Doña Semana
tiene siete hijitas,
la mitad blancas,
la mitad negritas.
Lunes y Martes
Miércoles y Jueves
Viernes y Sábado
y Domingo al fin,
Que nunca trabaja
y es un bailarín.

 

 

EL MUNDO AL REVÉS
En este país
del Mundo-al-revés,
se anda con las manos
y no con los pies;
el aro es cuadrado
y el dos es el tres;
vuela el elefante
y camina el pez,
en este país
del Mundo-al-revés.

 

LA ESCUELA DEL MAR
A la rueda, rueda
de la caracola
duermen los cangrejos
y ríen las olas.
Los peces chiquitos,
juegan en la arena.
Se quedan dormidos
junto a las ballenas.
Los peces despiertan,
saltan por las rocas,
burbujas de risas,
hacen en el agua
sus palabras cortas.
Cantan, sueñan, bailan
y con sus manitas
mecen en sus cunas
a las estrellitas.     
Al acuario-escuela,
van los pececitos.
Pompas de colores
entre sus libritos
a la rueda, rueda
vamos a soñar
que pronto, mamita,
nos vendrá a buscar.

             

            LA TIERRA  

 La Tierra es redonda

igual que un balón

y da muchas vueltas

en torno al Sol.

La Tierra es redonda

como una naranja

y en dar una vuelta

todo un año tarda.

Los meses del año

yo sé que son doce,

con muchas semanas

y cuatro estaciones.

La Tierra da vueltas

y quieta no está.

De tanto dar vueltas

se va a marear.

 

EL MAESTRO SABELOTODO
En la escuelita
de sabelotodo
gatos y gatas
danzan a coro.
 Hacen recreo
en el jardín
danzan que danzan
cantando así:
Ratoncillo……
¡ay que te cojo!
¡ay que te pillo!
Ratoncín
¡ay que te cojo
corre tontín!

 

 
EL BURRO Y LA ESCUELA 
Una y una, dos;  
dos y una, seis;   
el pobre burrito  
contaba al revés. 
-¡No se lo sabe!   
-¡Sí me lo sé! 
-¡Usted nunca estudia!    
-¡Dígame por qué!    
Cuando voy a casa   
no puedo estudiar. 
Mi amo es muy pobre,   
hay que trabajar. 
Trabajo en la mina   
todo el santo día.  
¡No me llame burro,   
profesora mía!   
                     (Gloria Fuertes)

                                                Volver al menú Poesías