poecasa

Poesías sobre la casa

 

MI CASA

Mirad allí mi casa,

es toda, toda blanca,

y tiene un caminito

que llega hasta la entrada.

Ved el tejado rojo

que parece una capa.

Mirad la chimenea

y el humo que se escapa.

Tiene la puerta verde,

tiene grandes ventanas

y vidrios transparentes

para ver las montañas.

         (E. Hernández)

 

 

Tres naranjitas

hay en mi mesa.

Me ha dicho mi señora

que coja ésta.

Dos naranjitas

hay en mi mesa.

Me ha dicho mi señora

que coja ésta.

Una naranjita

hay en mi mesa.

Me ha dicho mi señora

que coja ésta.

Ninguna naranjita

hay en mi mesa.

Me ha dicho mi señora

que friegue la mesa.

             (popular)

 

LAS CASAS

 La casa de la abuela

ésa si que es bonita,

pues tiene muchas cosas

grandes y chiquitas.

La casa del perrito

es un cajón pintado,

se lo arregló papá

y está muy bien clavado.

Las casas de los pájaros

son nidos como cestos

colgados de los árboles,

y allí duermen contentos.

El caracol camina

con su casita a cuestas;

cuando está muy cansado,

entra y duerme la siesta.

Las casas de los peces

son  rocas muy saladas;

como están bajo el agua,

están siempre mojadas.

Mi casa es muy bonita,

da gusto aquí vivir,

y toda la familia

se encuentra bien aquí.

                         (E. Hernández)

 

Ventanas azules,

verdes escaleras,

muros amarillos

con enredaderas,

y en el tejadillo,

palomas caseras.

Las ventanas de mi casa

han pillado un resfriado

y estornudan como locas

cada vez que yo las abro.

               (Clemencia Laborda)

 

 

LAS TAREAS DEL HOGAR

En mi casa los trabajos

están muy bien repartidos:

Un día mi papá plancha

y mi mamá hace el cocido;

otro, ella lava la ropa

mientras él friega los platos.

Mi hermano va a por el pan

y yo limpio mis zapatos.

Así, las tareas de casa

las hacemos entre todos.

Cada uno como sabe

y nunca de malos modos.

 

DOÑA CUCHARA

Muy señorona

Doña cuchara

toma la sopa

con mala cara. 

Don tenedor

muestra a la gente

siempre enojado

sus cuatro dientes. 

Es Don cuchillo

bravo señor,

muy compañero

del tenedor. 

Canto dulce

la señorita,

siempre en los postres

la cucharita. 

El abuelito,

Don cucharón

es un viejito

muy guapetón.

 

ARRIBA EN LA MONTAÑA

Arriba en la montaña

mi casa tengo yo

con el techo de caña

y paredes de cartón.

 Hay una cocinita

pequeña de verdad

donde la comidita

me puedo preparar.

 Y tiene un saloncito

con un pequeño hogar

así cuando hace frío

me puedo calentar.

 También tiene una alcoba

bonita de verdad

y cuando tengo sueño

me voy a descansar.

 

 

                                                 Volver al menú Poesías